lunes, 23 de marzo de 2015

Maratón de Berlín - 28 de Septiembre 2014

Mi segunda experiencia en el viejo continente, coincidente con mi segunda participación en una Major, pero esta vez en la Maratón más importante del planeta, en su edición número 41.
Este es el circuito donde corren los mejores. Acá se escribe la real historia, y por algo las últimas 6 marcas mundiales en Maratón se han logrado en esta carrera.

Llegamos con algunos dias de antelación a Berlin para reconocer la ciudad, su sistema de transporte y fundamentalmente el clima, de modo de no tener problemas el día de la carrera.
El día sábado fuimos a la expo a recoger el Kit de competencia, que se lleva a cabo en el antiguo aeropuerto Flughafen y, como era de esperarse, eran miles de metros cuadrados de expositores, marcas deportivas y la última tecnología para corredores. Un paraíso para los visitantes, aunque los precios eran de otro mundo.

Dia de la carrera, 05:00AM en pie, desayuno, y caminata hasta el metro para descender en la estación de AlexanderPlatz, distante a 2,5Kms. aproximadamente del sector de encajonamiento. 
En una mañana muy fria, la caminata de aproximadamente 45 minutos fue reconfortante, cuando Berlin recién despertaba.
Crucé por primera vez la Puerta de Brandemburgo, que algunas horas más tarde sería la entrada a la gloria y, cuando ya estaba a sólo metros de mi cajón de salida, busqué un sector donde llegaba un poco de sol, y junto a un puñado de corredores nos pusimos a recibir algo de calor del astro rey.
Ya encajonado con media hora de antelación, 8:56 de la mañana se inicia la carrera de nuestro grupo al ritmo de "We Are the Champions". Una sensación maravillosa, espectacular, con el corazón latiendo a casi 200 ppm según mi reloj, y comenzó la travesía.

El recorrido es muy plano, razón por la cual Berlín tiene los mejores tiempos de esta disciplina, y el apoyo de la gente en todo el trazado es simplemente alucinante.
En mi caso, fue una carrera perfecta. Físicamente me sentí de maravilla e incluso recorrí los segundos 21K a un ritmo mejor que los primeros, cosa muy poco común en corredores de "medio pelo" como yo. 
Ya casi al final, cruzando la Puerta de Branderburgo en todo su esplendor, y los últimos 300 metros hasta llegar a la meta los recorrí acompañado de sentimientos indescriptibles, tan difíciles de transmitir que ni siquiera el mismísimo H.P. Lovecraft habría sido capaz de plasmar con su pluma.

Luego de recibir la medalla de finalista y caminar por algunos metros hasta la puerta que salía al parque, los corredores nos asombramos al ver un pequeño cartel escrito a mano que indicaba que había nuevo record mundial: Dennis Kimetto se había convertido en el primer ser humano en bajar de las 2 horas y 3 minutos para la prueba reina del atletismo.

Esto es historia, y fue un honor ser parte de ella.

Tiempo: 3 horas, 46 minutos, 51 segundos


 




  

 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario